El ciervo alado

Publicado por Alexandra Buonarroti , viernes, 30 de marzo de 2012 9:41

     Un grupo de amigos decidimos ir a pasar un fin de semana en la nieve. Preparamos todo lo necesario y salimos. Cerca de donde montamos el campamento, un pequeño lago había sido transformado en una pista de patinaje por el intenso frío. Mientras jugaba, riendo con los resbalones y caídas que daba, comprobé sorprendido que al otro lado, un pequeño ciervo trataba de salir de un agujero abierto en el hielo, sin éxito. Con cuidado, me acerqué y lo agarré de las patas, haciendo fuerza hasta sacarlo del agujero. Tras eso, el ciervo me dio un lametazo en la mejilla y extendió unas amplias alas para salir volando entre las copas de los árboles.
     No sé de qué era la pastilla que me dió mi colega esta mañana, pero pienso ir ahora mismo a pedirle otra.

0 Response to "El ciervo alado"

Publicar un comentario

Contáctanos

Envía tu petición, duda o sugerencia a diariodehistoriasimposibles@hotmail.com y te responderemos a la mayor brevedad posible.