A look into the future

Publicado por Alexandra Buonarroti , jueves, 1 de marzo de 2012 11:08

La imagen del mundo real se va desvaneciendo entre ramalazos de colores y formas que bailan. A un lado, la quietud y el silencio se reflejan en unos ojos que miran más allá de lo que otros pueden ver. Al otro lado, mensajes desordenados que profundizan en lo más hondo de una mente hipnotizada.

No puede ver ni oír ni sentir nada. Está sumida en un profundo mundo, lejano y diferente. Está perdida entre palabras, imágenes y sentimientos desordenados, a los que trata de dar un sentido. Y puede que despierte pronto, o tarde horas en hacerlo, pues el tiempo ya no existe donde se encuentra.



Es un lugar inmaterial, imperecedero, compuesto de sentimientos y pensamientos, en el que tan solo una sensación provoca una rápida reflexión y una instantánea visión. Es un lugar en el que pasado, presente y futuro se fusionan, tal como si el propio espacio-tiempo se contrajera y retorciera, lamentándose y mostrando sus secretos.

Secretos que se desvelan y que cuentan, en imágenes o letras, sensaciones o colores, lo que nunca debería haberse sabido. La vida ha sido mostrada, el mañana subyugado, la decisión inevitable. El cambio se ha producido, la intervención ya ha comenzado. Una mente hipnotizada y perdida en un mundo que se retuerce ha sido llamada a la acción. Cuando despierte y vuelva al mundo al que pertenece, la cuenta atrás habrá comenzado. El aviso ha sido dado, el tiempo corre y la misión es cambiar aquello que no debe ocurrir.

Un débil pestañeo es lo que todos ven, un rostro desconcertado y unos ojos que buscan reubicarse en el espacio y el tiempo. En el interior, las luces y los colores no han desaparecido. Se siente el tic tac de un reloj, reflejado en un latido alterado, y cada milímetro de su cuerpo sabe que ahora todo ha cambiado, que el juego ha comenzado.

Los peones han de moverse por el tablero sin ser eliminados, y esa pieza que cambia, que sabe el final de la partida, debe dar lo mejor para evitar el jaque mate que se acerca.

La responsabilidad pesa en sus hombros, pero no le importa la soledad o el sufrimiento. No perderá la partida, no sacrificará a nadie, no permitirá que se produzca el jaque mate. Y una vez que gane, se preparará para la nueva partida que comenzará, contrarreloj, con un viaje a un mundo más allá de la percepción.

2 Response to "A look into the future"

Camaleón Says:

Lo leo una y otra vez y cada vez que lo hago, se me revuelve el estómago. Es una gran responsabilidad, lo sé, y también sé que harás todo lo posible. Te debemos mucho...

Alexandra Buonarroti Says:

No me debéis nada. Es lo que debo hacer, y punto.

Publicar un comentario

Contáctanos

Envía tu petición, duda o sugerencia a diariodehistoriasimposibles@hotmail.com y te responderemos a la mayor brevedad posible.